balanza

 

 

 

CENTRAL DE INFORMACIÓN DEL BANCO DE ESPAÑA

 
 
 
Las siglas CIRBE se refieren a la Central de Información del Banco de España. La CIRBE no es un fichero de morosidad, sino una base datos de todas las operaciones financieras que realizan las entidades financieras con sus clientes, sean particulares, empresas o cualquier otra entidad. 
 
 
 

Función de la CIRBE

Los bancos y otros establecimientos financieros están obligados a comunicar al Banco de España todas las operaciones financieras y de préstamo que realizan, para que se incluyan en el CIRBE. De esta manera, se pude conocer el nivel de endeudamiento de las personas y de las empresas. 
 
Con la información que se contiene en la CIRBE, las entidades bancarias pueden valorar y calcular los riesgos a la hora de conceder un préstamo o financiar una operación. 
 
Resumiendo, la CIRBE contiene el historial crediticio de todas las personas, las empresas y otras entidades. En ella, se van anotando todos los préstamos, avales, créditos y deudas que se asumen. 
 
Las anotaciones de la CIRBE son inalterables. Una vez se anota un apunte queda para siempre. El objetivo es recopilar los movimientos económicos de las personas físicas y jurídicas, para conocer su nivel de apalancamiento y solvencia. 
 
 
 

Características de la CIRBE

Otra de las características de la CIRBE es que es un registro público en dos sentidos: 
 
1.- Lo gestiona un organismo público, que es el Banco de España.
 
2.- Tienen acceso todas las personas y entidades, por lo que es posible efectuar cualquier consulta siempre que se acredite un interés legítimo. 
 
Para que se entienda bien, la CIRBE funciona de forma similar a los registros públicos, como por ejemplo el Registro Civil o el Mercantil. En el Registro Civil cuando se realiza una anotación, ya no se puede alterar como la inscripción del nacimiento de una persona o las nupcias contraídas. 
 
Solo, si se demuestra que se ha cometido un error, se puede modificar una inscripción del registro o anularla. Cabe la posibilidad de que se inscriba un apunte que invalide una anotación anterior, como por ejemplo la inscripción de un divorcio que hace nulo el matrimonio. Aún así, la anotación de matrimonio continua constando en el registro, aunque sin efectos. 
 
Pues bien, la CIRBE funciona de idéntica manera, por lo que solo se podrá modificar un apunte si se demuestra que se ha cometido un error o una infracción. Este registro, ostenta un régimen jurídico distinto a los ficheros de morosos de titularidad privada. 
 
Otra consecuencia de su funcionamiento como registro, es que el tratamiento de los datos se realiza de forma absolutamente objetiva. Es decir, que los apuntes que se anotan son los de solvencia de carácter positivo y, también, los negativos. Se va a anotar tanto la concesión de un préstamo, como la interrupción del pago de las cuotas de un crédito, como la cancelación de una deuda. 
 
En definitiva, todo movimiento que afecte a la solvencia de los particulares y de las empresas.